Yellow Resource

Agrovoltaica, cuando la energía fotovoltaica y la agricultura se encuentran

La agrovoltaica, que busca la máxima sinergia entre la energía fotovoltaica y la agricultura instalando paneles solares en terrenos de cultivo, se posiciona como uno de los referentes para ser más sostenible en la lucha contra el cambio climático. Por eso la energía agrovoltaica se ha propuesto aumentar la productividad al tiempo que se aprovecha energía limpia.

agrovoltaica

Instalar placas solares en proyectos de agricultura significa un mayor ahorro en términos económicos y una mayor producción en términos agrícolas. Además lucha contra el cambio climático, gracias al ahorro en emisiones de CO2 y al ahorro en el agua. Este sector prioritario para el mantenimiento de la sociedad se ha visto afectado directamente por efectos derivados del cambio climático como las sequías, los cambios de temperatura bruscos y demás fenómenos que afectan a la producción de alimentos.

Además, se trata de un sector que consume mucha energía y que ha contribuido a crear cerca de un tercio de las emisiones de gases de efecto invernadero. También representa el 85% del consumo mundial de agua.

En Yellow Resource queremos llevar la energía fotovoltaica al mayor número de empresas, para contribuir a su ahorro, a la vez que se trabaja por el medio ambiente. Si tienes alguna duda contacta con nosotros sin compromiso.

¿Qué es y cómo funciona la agrovoltaica?

La agrovoltaica consiste en aprovechar una misma superficie de terreno tanto para obtener energía solar como productos agrícolas. Es decir, utiliza el mismo suelo para el desarrollo agrícola y solar, beneficiando simbióticamente ambos sistemas. Las placas solares mantienen contentas a las plantas, conservando su suelo húmedo y protegiéndolos del exceso de luz directa. Las plantas, por su parte, transfieren agua del suelo a la atmósfera a través del proceso de evapotranspiración. Esto contribuye a mantener los paneles solares frescos durante el día, lo que les permite funcionar de manera más eficiente y producir más energía.

Para que te hagas una idea más gráfica, piensa en una tierra de cultivo a pleno sol. No todas las plantas necesitan la misma cantidad de luz solar para realizar la fotosíntesis de manera eficiente. Esto significa que en zonas donde no haya sombra, podrás cultivar unos productos y no otros. Pero ¿qué pasa si creamos algunas sombras? La introducción de sombras sirve para proteger los cultivos durante determinadas horas al día, permitiendo que llegue a los mismos la cantidad óptima de luz. A su vez, contribuyen a mantener más la humedad de la tierra, lo que supone un ahorro en términos hídricos y por lo tanto también para tu bolsillo.

Y ¿cómo se consiguen estas sombras? Pues instalando placas solares en estructuras que cubran los cultivos que se siembren entre las filas de paneles solares. Unas estructuras que, si lo necesitas, pueden ser lo suficientemente altas para permitir que la maquinaria agrícola pueda pasar por debajo.

¿Por qué apostar por la agrovoltaica?

La combinación de placas solares y cultivos tiene beneficios inmediatos y también a largo plazo, como veremos a continuación.

Más ahorro

Mayor generación de energía

Mayor producción

Mayor explotación de la energía

Protección de cultivos

La agrovoltaica reduce significativamente el coste de la electricidad

El principal atractivo de los paneles solares, ya sea para tu hogar o tu empresa, es el ahorro en la factura eléctrica. Las placas solares convierten la luz solar en electricidad, para que puedas utilizarla en el funcionamiento de tu granja. Esto significa que necesitarás comprar menos energía de la red eléctrica y, con ello, ahorrarás significativamente en la factura de la luz. Además, la producción fotovoltaica te proporcionará más beneficios, como pueden ser la reducción del término de potencia de tu instalación, reducción del IBI según el municipio en el que te encuentres o el valor añadido de poder mostrarte como una empresa que usa energía verde autoproducida en sus procesos.

Protección de los cultivos

Los paneles solares pueden mantener las plantas relativamente frescas durante el día y mantenerlas calientes durante la noche. Por lo que se creará un microclima adecuado para las plantas, con menos fluctuaciones entre la temperatura del día y la noche.

También hacen el efecto de barrera frente a climas meteorológicos adversos, como las heladas o las nieblas propias de zonas con mayor humedad.

Mayor producción de cultivos

Además del ahorro en coste de electricidad y de agua, los cultivos cuentan con unas condiciones más apropiadas para su desarrollo. Esto se debe al aumento de humedad y la reducción de la exposición a pleno sol. Sería el caso de la mayor parte de hortalizas, por ejemplo. Ya hay estudios, como el realizado por el centro de investigación Biosphere 2 de la Universidad de Arizona, donde se ha experimentado con diferentes cultivos. En el caso del tomate, el estudio afirma que con un sistema agrovoltaico la producción se había duplicado. Otros cultivos como la lechuga, la espinaca o los pimientos necesitaron mucha menos agua para producir la misma cantidad de producto. Esto no quiere decir que todos los cultivos sean apropiados para la agrovoltaica. Nos referimos sobre todo a los considerados como “de secano”. El cultivo de cereales, por ejemplo, requieren de una mayor cantidad de luz solar, por lo que puede no tener sentido generar sombras con placas solares.

Mayor generación de energía solar

La energía agrovoltaica no solo conduce a un aumento en la producción de cultivos, sino que también aumenta la producción de energía solar. ¿Cómo? Las temperaturas altas pueden reducir el rendimiento de tus paneles solares. Pero gracias a la introducción de cultivos entre las placas solares, estas temperaturas pueden adaptarse. Un estudio realizado por la Universidad de Oregón encontró que los paneles solares producían hasta un 10% más de energía solar cuando las plantas crecían debajo de ellos. La razón es el microclima que genera la liberación de humedad de los cultivos. Con ella se consigue refrescar el ambiente y reducir la temperatura de las placas solares, teniendo como resultado un aumento de la producción.

Mayor aprovechamiento de la energía solar

Los sistemas agrovoltaicos también pueden utilizarse para llevar la transición energética a otros equipos que requieras para trabajar en el campo. Hablamos desde la posibilidad de instalar un bombeo solar a la incorporación de maquinaria agrícola y vehículos alimentados con la electricidad que generen tus paneles solares, entre otras. De esta manera, aunque te encuentres en una instalación aislada, sin posibilidad de verter los excedentes a la red eléctrica, podrás dar salida a toda la electricidad que produzca tu instalación fotovoltaica.

¿Es la energía agrovoltaica una buena opción?

La agrovoltaica no funciona con todo tipo de cultivos. Si estás pensando en cultivos de secano, puede no ser lo más conveniente. Si por el contrario, estás interesado en cultivos de regadío, como las hortalizas, puede ser una buena elección. También puede diferir el interés en la agrovoltaica si tienes una instalación conectada a la red o si es aislada. En el primer caso podrás compensar tus excedentes en la factura de la luz. En el segundo, deberás contar con un sistema de baterías de almacenamiento para sacarle el máximo provecho a tu instalación fotovoltaica. Pero si no tienes grandes necesidades energéticas y no estás conectado a la red, el uso de agrovoltaica puede no ser una opción idónea.

En caso que formases parte de una comunidad energética local, la agrovoltaica puede ser también la mejor manera de aprovechar la simbiosis entre la generación de energía limpia y renovable para el autoconsumo. El uso compartido de energía solar puede aumentar el rendimiento de los cultivos y extender las temporadas de cultivo.

Agrovoltaica: Un beneficio para todos y todas

Hemos visto cómo la relación simbiótica entre la energía solar y la agricultura aporta beneficios tanto para los cultivos como para el rendimiento de tus placas solares. Pero si tenemos en cuenta el ahorro en agua y en toneladas de CO2 emitidas a la atmósfera, hablamos también de un beneficio para toda la sociedad. Los usos y utilidades de la energía solar no dejan de ampliarse. Y la agrovoltaica es una de estas innovaciones que contribuye a empezar a pensar la energía solar de una manera más amplia. Si quieres saber más sobre autoconsumo fotovoltaico o necesitas un estudio gratuito de la instalación que puedes requerir, contacta con nosotros sin compromiso. Apostamos por la calidad al mejor precio y por eso trabajamos con las principales marcas del mercado.

¿Estás interesado?